martes, 14 de junio de 2016

Y Bolito es... Bolita!!! (Eco del segundo trimestre)

Hola a todas! (y a todos, si hay algún chico por ahí...)

Estas semanas he estado un poco liada por las mañanas y luego por las tardes estaba en modo marmota y no era capaz ni de sentarme delante de la pantalla a contar los avances. 
Ya por fin, con el curso acabando, van apareciendo huequitos y aunque estoy muy perezosa, me apetecía mucho pasarme por aquí a contaros las novedades.

 Freepik.es

Hicimos una ecografía privada entre la de la semana 12 y la 20 porque nos parecía muchísimo tiempo sin saber de (y ver a) Bolito y en esa eco ya fueron midiendo huesitos, observando órganos... Fue precioso verlo más formadito y moviéndose, reconocer sus manitas, su cabecita redonda...
La eco duró bastante y nos fueron explicando todo muy bien. 

No nos quiso dar seguridad, pero parecía ser una niña, aunque esto nos lo tomamos con cautela para no hacernos a la idea por si al final aparecía alguna otra cosita entre sus piernecillas en la siguiente eco... Jeje.

Nos dieron un montón de fotos, pero de bastante peor calidad que la de la semana 12 y aunque en pantalla se veía todo genial, en papel no tanto, pero bueno, lo importante es que todo estaba bien y compartimos unos momentos muy bonitos.

La semana pasada llegó la fecha de la temida ecografía morfológica, algo así como el exámen de lo que llevamos de curso preñil y aunque llegamos algo más relajados por la anterior ecografía, siempre están ahí los nervios. Sobre todo porque en esta locura de embarazo primerizo tras años de búsqueda y tratamientos de reproducción asistida, por más que no quieras compararte, siempre te enteras de que tal sentía moverse al bebé desde la semana 16 o 17, otra desde la 19 y tú, ya en la 21, te acojonas un poquito por haber sentido algo hace unos días y no haber vuelto a notar nada... Vamos, que los miedos no se van por más que quieras tener filosofía Zen y estar relajada...

Ains, ¡qué difícil es mantener la tranquilidad!

Pero al llegar la ecografía (otra vez en mi ascohospital, pero con una ginecóloga muy amable, al contrario que las de repro) todo estaba bien, latido, movimientos, medidas, órganos, vimos sus piececillos... ¡Se veía genial y estaba de frente como mirando hacia el ecógrafo! Pero en la “foto” que nos dieron, de nuevo, no se apreciaba tan bien y se veía más borroso que en la pantalla.

Al principio nos preguntó si queríamos saber el sexo y por supuesto dijimos que sí. Durante el transcurso de la ecografía fue relatando medidas, parámetros... Y solo al acabar nos dijo: -...Y es una niña.-

Al salir, seguimos con nuestro ritual de no comentar ni expresar nada hasta salir de la sala de espera compartida con Infertilidad.
Mientras esperábamos vimos salir a una pareja joven con sonrisa de ilusión y el típico botecito, por lo que imagino que iban a por su primer tratamiento. Ojalá también sea el último y esa sonrisa no se borre de sus caras.

Así que queda confirmado que Bolito es Bolita y el imaginarla ya con su nombre nos hace sentir que es más real. Además por fin noto sus movimientos, mi tripa creo que se nota que es de embarazo y no de que simplemente he comido más de la cuenta y salvo acidez por la tarde-noche, me siento muy bien.

Esta etapa está siendo la más dulce y tranquila, tienen razón todas las lecturas que así lo aseguran, al menos en mi caso.

Ya empiezo a sentir que es de verdad, aunque me siga pareciendo mentira y vivir estos momentos hace que todo lo pasado y sufrido pase a un segundo o tercer plano. Me siento muy orgullosa de no haber abandonado cuando estuve a punto de hacerlo y haberlo intentado a través de este tratamiento maravilloso que ha sido para nosotros la ovodonación.

Ah, una última cosita! Desde la FIV fallida no había vuelto a pisar la farmacia del hospital y temía que no siguiese allí el cartel que hice de la #Infertilpandy (que podéis encontrar al pie del blog y que os agradecería que difundiéseis para ayudar a chicas que aún se encuentren perdidas y solas en este camino tortuoso de la infertilidad). Se lo dije a Mr. Cloud y allí que bajamos los dos por esos pasillos desiertos hasta llegar y sí, ahí seguía en el tablón. 


Sentí una mezcla de orgullo y nostalgia al verlo, ya que lo puse el último día que pasé a por medicación para esa FIV que deseaba que fuese la última, como al final fue, aunque por razones diferentes a las que soñaba, pero felizmente eso ahora carece de importancia...

Un beso muy fuerte y muchas gracias por acompañarme.

6 comentarios:

  1. Felicidades otra vez!!! Yo he experimentado ese cambio tan grande que se profuce cuando empiezas a notar lo movimientos. Es como que lo haces más real, y calma un poco el miedo constante q tenemos pq sentirlos relaja muchooo!
    A mi desde la semana 20 me está pasando volando... Disfruta!!!
    Y mil besos a bolita!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como otro mundo entrar en esta semana y pasar la eco! Ya desde la 12 he notado que el tiempo corría, y eso que dos semanas son de regalo... jeje.
      Mil besos más para Enma y para ti!

      Eliminar
  2. Enhorabuena!! Hacía mucho que no pasaba por aquí y me alegro de estas noticias tan buenas!! Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Bueno bueno esto va genial!niña!!Enhorabuena a los dos!y disfruta mucho de esta atrapa q la q viene será la de las incomodidades varias...Jajajaja un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya pienso disfrutar a tope de todo lo que queda, hasta con esas incomodidades, que hasta de las nauseas sacaba algo bueno sabiendo que era que todo seguía su curso.

      Un beso gordote!

      Eliminar