martes, 23 de febrero de 2016

Mi mundo es redondito (Mr. Cloud´s Silver Lining)

¡Hoy estoy especialmente feliz y orgullosa! Y es que tengo un invitado muy especial en el blog...

La otra mitad de este equipo, la persona con la que he tenido la suerte de compartir mi vida y esta lucha. Quien me da fuerzas cuando flaqueo y me saca una sonrisa cuando más lo necesito... Me faltan palabras para hablar de él, de lo que lo admiro y de lo que significa para mí.

Este post (y todos los que vengan!) sirve de homenaje a todos esos hombres que comparten con nosotras esta dura batalla, que tantas veces dejan su sufrimiento en silencio para evitarnos más daño porque les toca ser los fuertes y que pocas veces alzan su voz y su sentir al mundo.

Estoy totalmente emocionada, porque incluso yo, desconocía algunos detalles que hoy he descubierto cuando él ha decidido compartir su visión. Y aquí estoy llorando a mares...

Bueno, no me enrollo... Si aquí os conté mi punto de vista del que hasta ahora ha sido el día en que cambió nuestra suerte, ahora os dejo con Mr. Cloud...



Hola a todas:

Mi nombre es Mr. Cloud y estoy encantado de presentarme y dirigirme a vosotras.

En primer lugar, agradezco muchísimo el cariño que le dais a Nube Violeta a través de vuestros comentarios en el blog. Es alucinante lo cálido que puede ser algo aparentemente frío como es el ciberespacio.

Y sí, ¡¡¡SOY UN ORGULLOSO “ESPERANTE DE REDONDITO”!!!

Desde hace más de dieciocho años, me siento la persona más afortunada del mundo por la nubecilla que tengo a mi lado. Desde hace seis días, ya es increíble, lo máximo.

Descrito así parece fácil e idílico, pero os aseguro que nuestro camino ha estado repletísimo de piedras, espinas, baches y polvaredas en este y otros temas de nuestra vida. Siempre he adorado los niños, siempre he tratado de ser el “tito jovencito, molón, guay”. Parecía que la vida la vivíamos a través de las de los demás, que habíamos nacido para ser titos, no padres. No me preguntéis por qué, pero siempre viví pensando que el privilegio y la bendición de ser papás estaban destinados a otros, no a mí. En ese sentido, siempre tuve la estima muy baja. Quien me conoce un poco tiene claro que soy muy fuerte. Quien me conoce bien, sabe que soy muy frágil.

Y cuando me he querido dar cuenta, el “tito jovencito” se ha plantado en casi cuarenta tacos (Nube Violeta me llamaría exagerado por decir esto). Me gusta escribir historias y, cuando tenía treinta y pocos, me entró una especie de crisis existencial y la necesidad de escribir una novela grunge pseudoautobiográfica sobre un chico que, tras vivir toda la vida con su novia, esta decide marcharse un día por no poder tener un hijo con él y sentirse culpable. Él termina escribiéndole una carta al hijo que nunca tuvo ni tendrá con ella. Afortunadamente, esa carta no la escribió nunca el personaje (no terminé la historia) ni en la ficción, ni la he escrito yo en la realidad. De hecho, ya no tengo esa necesidad imperiosa de “exorcizarme” por escrito que tenía hasta hace poco.

Desde hace seis días, solo oigo canciones preciosas y melódicas en mi cabeza. El miércoles 17 de febrero, el “día B” (de Beta), veníamos de celebrar mi nubecita y yo dieciocho años juntos el día anterior. Por primera vez en mi vida, solo quería pensar en positivo, que mis poros irradiaran buenas vibraciones, darle un empujón a nuestro “redondito/a”. Quería estar optimista como cuando teníamos veinte años, no quería pensar nada negativo ni ponerme en lo peor. La visita a la clínica fue accidentada, porque nos pilló averías en el tren, y duró el tiempo de un pinchacito. Cuando a Nube le sacaron sangre, nos dijeron que podíamos irnos, que nos avisaban por teléfono en un par de horas o tres.

La llamada casi nos pilla en el supermercado jaja. Fueron dos horas larguísimas, pero nuestra bolita estaba tan fuerte y agarradita que no hubo que esperar más. Yo creo mucho en los “momentos epifánicos” de la vida, y además creo que soy bueno dándome cuenta de ellos en tiempo real. Me explico, un “momento epifánico” puede ser el primer beso, la primera vez que ves la nieve, una visita inesperada de un ser querido, cualquier momento feliz que parece o quieres que dure para siempre. Yo sentí eso aquel miércoles. Esa sensación de que, afortunadamente, había un antes y un después de esa llamada, de que mi vida y la de mi Nube no volvería a ser la misma nunca más. Y sí, los hombres lloramos...y lloramos muuuuuucho. No hice otra cosa tras la confirmación. Me abracé a mi Nube y estuve llorando mucho tiempo. Y en cada lágrima soltaba aquellas piedras, aquellas espinas, aquellos baches y aquellas polvaredas del pasado y se mezclaban con la felicidad máxima. Todo, absolutamente todo, fuera lo que fuera, había merecido la pena.

Y ahora soy un orgulloso “esperante de redondito”, deseando que llegue la ecografía del 2 de marzo. He comprobado que existen dos tipos de felicidad según la duración de esta: finita y continua. La primera dura un instante, y se va desvaneciendo. La segunda es la que sentimos mi Nube y yo, una sensación que no se despega, que te acompaña hagas lo que hagas, que no te deja. Y ES MARAVILLOSO.

Every cloud has a silver lining

Toda nube tiene una veta plateada
(No hay mal que por bien no venga
o el lado bueno de las cosas)


12 comentarios:

  1. Ay que bonito... 😍😍 encantada de conocer a Mr. Cloud... Me alegro mucho por vosotros y por esa felicidad tan inmensa que estáis experimentando 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, guapísima!

      Te doy las gracias también de parte del señor Nube.

      Besazos!

      Eliminar
  2. Maravilloso! Vais a ser unos papás geniales!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, muchas gracias! Amor no le va a faltar, eso segurísimo!
      A tu peque tampoco, eso está claro.

      Muchas gracias también de parte de Mr. Cloud, que me ha pedido que os lo teclee de su parte.

      Un besote de los "achuchaos"

      Eliminar
  3. Mr. Cloud se nota mucho que escribes, que te gusta... y lo haces bien, muy bien. Transmites y te haces cercano rápidamente. Me gusta.
    Los pelos de punta con tu "esperante de redondito" y tus "momentos epifánicos".

    Nube, qué gusto saber que estás tan bien acompañada. Besos, pareja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias de parte de Mr. Cloud (se ha puesto más ancho que largo con tu comentario... ^-^)

      Muchísimas gracias, preciosa! Te mando un buen "puñao" de besos!

      Eliminar
  4. Hola guapa!para cuando la eco?esta todo bien??casi un mes sin decir ni pío....noo!!jaja esto es plan broma pero queremos saber de ti como estáis.mis mejores deseos para ustedes un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias y disculpa el no escribir durante todo este tiempo!
      Todo sigue bien, pero sigo con pies de plomo. Me da rabia ir con el freno de mano puesto, y eso no quiere decir que no esté disfrutando de mi embarazo, pero no sé, es una sensación extraña. Es como que el estar acostumbrada a perder, no me hiciese sentir cómoda con esta nueva situación... Quizás debería escribir algo sobre estas sensaciones que nunca pensé que tendría...
      Pero lo importante es que todo sigue bien, aunque tengo que guardar reposo por un hematoma, pero bolito sigue perfecto y volveremos a verlo el día 19.

      Un beso muy grande y gracias por todo!

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias y disculpa el no escribir durante todo este tiempo!
      Todo sigue bien, pero sigo con pies de plomo. Me da rabia ir con el freno de mano puesto, y eso no quiere decir que no esté disfrutando de mi embarazo, pero no sé, es una sensación extraña. Es como que el estar acostumbrada a perder, no me hiciese sentir cómoda con esta nueva situación... Quizás debería escribir algo sobre estas sensaciones que nunca pensé que tendría...
      Pero lo importante es que todo sigue bien, aunque tengo que guardar reposo por un hematoma, pero bolito sigue perfecto y volveremos a verlo el día 19.

      Un beso muy grande y gracias por todo!

      Eliminar
    3. Ayyy q alegría!!ya vas x la eco??yuju es normal ese miedo...esta metido en vena en ti pero no olvides saborear y disfrutarlo.xq no vuelve más esos meses.un saludo y deseando esa eco para leerte con alegría

      Eliminar
  5. Hola hace mucho q no escribes.espero q todo siga bien q seguro q sii pero Cuéntanos algo!jajajaja no te lo quedes todo para ti ,esto lo digo con cariño eee.un saludo y mucha salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Tienes toda la razón, debería de escribir y prometo hacerlo tras la ecografía del día 19, en la que espero que todo siga bien.

      De momento bolito sigue creciendo bien, pero un pequeño hematoma está dando la lata y me obliga a guardar reposo, por lo demás todo sigue su curso con sus ratitos de miedo y sensación rara (me parece increíble que esto por fin me esté pasando a mí) y muchísima emoción.

      Un besazo y muchas gracias por estar pendiente!

      Eliminar