miércoles, 2 de diciembre de 2015

Por qué no reprimir las lágrimas

Ayer hablábamos en Twitter Hipster de extrarradio, Hoping4U y yo sobre lo lloronas que estamos a veces y conecté con una teoría que hace poco estudié, prometí un post sobre ello y como soy muy bien mandá, aquí está.

Desde que somos pequeñitas siempre hemos sido educadas para no llorar. Llorar es símbolo de fragilidad, de ser caprichosa, ñoña, tonta... Y si esto pasa desde nuestra niñez, con la edad adulta no mejora, sino todo lo contrario.


Pinterest*

El llorar resulta socialmente molesto e incómodo. A los niños se les distrae con un juguete con una canción o se les niega lo que les pasa (¡No ha sido nada!) para reprimirlo y si lo extrapolamos a los adultos, los juguetes y canciones se cambian por frases como "No va a servir de nada que llores", "llorar no va a hacer desaparecer el problema", "¡vamos de copas/compras y se te pasa!" y muchas veces no damos lugar al duelo y ante cualquier pérdida nos llegan mensajes que nos empujan a actuar como si nada hubiese pasado (lo que conecta con lo que Antonio Guijarro llama empujar fuera del sitio donde estás), con "normalidad" y el dolor debe ser digerido cuanto antes para no ser molesto para los demás.

Y hablo como mujer, ni qué decir tiene que los hombres aún lo tienen peor a la hora de demostrar sus sentimientos a través del llanto, ya que a las connotaciones negativas que a nosotras nos aplican, a ellos se les suma culturalmente etiquetas que ponen en cuestión su virilidad o su fortaleza... Porque todos sabemos, como muy bien dijo Miguel Bosé hace años en una canción, que los chicos no lloran...

Pero nadie lo hace con maldad, no estamos preparados para acompañar el llanto ni sabemos llorar acompañados, yo la primera.

Hablaré sobre el llanto desde mi prisma de mujer infértil, ya que estos estudios tienen una muy útil aplicación en la manera en que acompañamos a los bebés y los niños y se podría profundizar mucho más en su relación con el aprendizaje y el desarrollo cerebral, pero ese es otro tema y hoy sólo daré unas pinceladas sobre cómo podemos recoger toda esta información que la ciencia aporta para vivir nuestra vida adulta y nuestra infertilidad de manera más saludable.

William Frey, bioquímico de la universidad de Minessota, ha desarrollado trabajos sobre el llanto a lo largo de más de quince años, y las considera una más de las excreciones humanas (como lo son la orina, el sudor...). Es el recurso que el cuerpo tiene para eliminar y liberarse de aquello que no necesita.

En sus estudios analizó la composición de las lágrimas y en base a lo que encontró, las clasificó en tres tipos:

-Lágrimas basales: mantienen el ojo lubricado y protegido de bacterias e infecciones, ya que, entre otros componentes, contienen una lisozima antibacteriana que también se encuentra en la saliva.

-Lágrimas reflejas: aquellas que se producen en cantidad para limpiar el ojo cuando lo invade algún cuerpo extraño o es irritado con alguna sustancia (cebolla).

-Lágrimas emocionales: tienen una química diferente a las anteriores, ya que contiene hormona adrenocorticótropa, ACTH, manganeso y cortisol, entre otros, que se generan y se acumulan ante el estrés psicológico o físico, como el dolor, cansancio, miedo...
Está demostrado que la acumulación excesiva de manganeso se relaciona con estados de depresión, mientras que los altos grados de hormona ACTH están ligados a ansiedad y estrés crónicos.
Por otra parte también se liberan endorfinas que poseen un efecto calmante y nos hace sentirnos bien.

¿Qué ocurre cuando reprimimos el llanto?

El aumento de esas hormonas que no liberamos como de manera natural el cuerpo haría para limpiarlo en su proceso homoestático, puede generar una serie de patologías físicas tales como estrés crónico, enfermedades cardíacas, ya que se producen alteraciones en el ritmo cardíaco, depresión crónica, úlceras o colitis, dermatitis, hábitos nocivos o compulsivos (morderse las uñas, tics, adicciones...). Pero también el reprimir el llanto desde nuestra niñez y más aún en nuestra etapa adulta a nivel psicológico puede dar lugar a silencio, conformismo, indiferencia, rechazo, contención, aislamiento, resignación o agresividad.

Me veo reflejada en un buen ramillete de las manifestaciones anteriores y eso que soy muy llorona...

Por todo eso se considera saludable el encontrar esos momentos de desahogo que nos liberen de aquello que nos resulta dañino y que de manera natural el cuerpo está diseñado para realizar.

*Os he dejado como imagen de esta entrada una frase de mi admirada Frida Kahlo, mujer infértil, que quizás hoy en día hubiese podido ser madre mediante algún TRA o gestación subrogada, y con la que me siento muy identificada porque sólo quien pasa por este camino puede saber a ciencia cierta lo que se siente. Fue la primera imagen que compartí en mi cuenta de Twitter y su reflexión me ayudó mucho al principio a liberarme de todo esos posos de dolor que la infertilidad va dejando.


Espero que este enfoque que ofrece la evidencia científica ayude a canalizar lo que sentimos sin que ello merme la imagen de mujeres luchadoras que sin duda somos.

6 comentarios:

  1. Ea, me perdí la conversación que dio lugar a esta maravillosa entrada. Yo soy fiel defensora y parte muy activa del lloro jejeje. Ya hemos hablado otras veces sobre temas parecidos como expresar las emociones y dejarlas salir y del tabú y la educación que existe al respecto en nuestra sociedad, pero a mí me encanta ver que le estamos dando una vuelta de tuerca a todo esto!!
    Lo de llevarlo a la práctica como adulto...eso ya cada cual jeje, yo no tengo problema para llorar aunque reconozco que hay personas y situaciones que me requieren como la "fuerte" pero eso sí, en llegar a casa necesito sacarlo todo porque chica, a mí me gusta el dicho ese de que llorar limpia el alma jijiji.
    Y con los niños...según en qué círculos te muevas es difícil o fácil. Estuve en un cole en el cual pude vivir y sentir lo de acompañar al niño en su llanto, pero si lo hago con los de mis amigas por ejemplo...me miran hasta mal jajaja
    Bueno que me estoy explayando... una entrada muy aportadora y algo de lo que la sociedad debería ser más consciente de su importancia.

    Un besito cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo lo de hacerlo en público no lo practico ni con mi pareja, porque él no está preparado para acompañar un llanto y lo pasa francamente mal aunque le cuente la teoría y la comprenda, y con los niños qué decirte... Hay quien piensa que es una crueldad dejarles llorar, pero es que no es abandonarles en su llanto! Es abrazarles, acariciarles la cabecita, ponerle nombre a lo que sienten, decirles que pueden llorar y que luego se sentirán mejor si son mayores para entender esto, hacerles ver con tu presencia que estás con ellos, acompañar su llanto con tu tranquilidad (esto me ha costado mucho llevarlo a cabo pero por fin ya soy capaz de no sentirme inquieta e incómoda).

      En verdad es como un regalo que les dará seguridad y herramientas para afrontar sus sentimientos y y que les acompañará toda la vida.

      Un besazo inmenso y todo mi agradecimiento por tus palabras y estar siempre cerquita!

      Eliminar
  2. Pero que interesante entrada, ahora me voy a llorar todo sin ninguna culpa jajaja, el gran problema que tengo es que sufro de migrañas y normalmente cuando lloro mucho me dan :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué pena que te pase eso! Jo, no sé qué decirte... ¿Igual la cosa es llorar a poquitos cada vez sin acumular para que no sea una explosión que te cause las migrañas?

      Pero cuando tenga que pasar, fuera culpas!

      Un besazo grande!

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada y veo que tienes mucha razón, pero a mi me cuesta un mundo llorar en público, me hace sentir peor aún! Me gustaría saber reprogramar esas conductas aprendidas.
    Y por otra parte, si lloro hago llorar a mi chico y luego me siento culpable...esto de los sentimientos es un lío! !
    Pero nos toca intentar ser fuertes para superar a katia infertilidad! !
    Leth.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco sé llorar con nadie, pero me busco mis ratitos en soledad para desahogar. Como ya he dicho alguna vez, conduciendo por la autopista (respetando a la DGT) se llora y se grita muy bien!

      Un besito y muchas gracias!

      Eliminar