domingo, 8 de noviembre de 2015

La primera cita (de mi vida) en ginecología

Como os contaba en la anterior entrada, retrasé mi primera cita con el ginecólogo por no haberlo necesitado y por falta de tiempo. Fui con el convencimiento de que sería algo rutinario, me dirían que todo estaba bien y hasta el año que viene... Pero algo había.

Pinterest.com

Me fueron mandando más y más pruebas que se dilataron durante meses y meses, y me dijeron que tenían la sospecha de que había un teratoma en un ovario (Gracias San Google por las pesadillas...), que es algo con lo que probablemente había nacido y que podría dificultar el embarazo. Había que operar.

Me hicieron una laparoscopia quirúrgica y me dijeron que habían quitado lo que vieron y un quiste más pequeño en el otro ovario.

Había que hacer biopsia de ambos para descartar que fuesen tumores malignos y esa es toda la información que me facilitaron.
Finalmente fueron benignos y me dijeron que no afectaría a mi fertilidad y ahí se quedó la cosa.

Entre tanto decidimos casarnos y empezamos la búsqueda del bebé de una manera más activa que nunca, pero seguía sin llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario